Investigación, análisis y opinión del humanismo contemporáneo


Félix Rodrigo Mora: La universidad adoctrina y alecciona

"La Universidad adoctrina y alecciona. Y además amaestra. Adoctrinar, aleccionar y amaestrar es la verdadera función de la universidad, hoy y siempre pero quizá hoy más que nunca antes. La Universidad es de las instituciones que más hace, junto con el trabajo asalariado, para destruir la esencia concreta humana.Reflexiones en torno al "Manifiesto por una Universidad a la altura de sus misiones"


Por Félix Rodrigo Mora | mayo 28, 2012 | Esfuerzo y servicio desinteresado 
Escritor, historiador y filósofo político español autodidacta


Me agrada participar, aunque un poco tarde, en el debate suscitado en torno al "Manifiesto por una Universidad a la altura de sus misiones".


En realidad, lo que me corresponde es afirmar los contenidos del cap. VI de mi libro "Seis estudios" (editorial Brulot) de título "La función de la conciencia en la revolución", que se ocupa con algún detalle de lo que es la Universidad, cuáles son sus metas reales, para qué sirve y a quién sirve.


Afirmar aquéllos no significa que no haya avanzado en mi reflexión. Dicho texto lo escribí hace ya más de dos años. Hoy tendría más y mejores cosas que decir, con menos errores e insuficiencias, en buena medida gracias a debates como éste, pero por el momento es lo que tengo escrito y he de atenerme a ello.


Por tanto difiero bastante del libro "La fábrica de la ignorancia", de Juan Carlos Bermejo. La ignorancia no es ni el único ni el principal problema de la universidad. No. Ignorancia es no saber, pero hay algo mucho peor que ello, el adoctrinamiento, esto es, el colocar en la conciencia de las personas ideas y sistemas de ideas (teorías) semi-falsas o falsas con la intención de hacerlas más sometidas, más incapaces de pensar por sí mismas, más dóciles, menos humanas.


La Universidad adoctrina y alecciona. Y además amaestra. Adoctrinar, aleccionar y amaestrar es la verdadera función de la universidad, hoy y siempre pero quizá hoy más que nunca antes.


La Universidad es de las instituciones que más hace, junto con el trabajo asalariado, para destruir la esencia concreta humana.


De la ignorancia se puede salir, de la manipulación de las mentes, con violación sistemática de la libertad de conciencia, es mucho más difícil escapar, pues el/la adoctrinada pierde, a veces por completo, la aptitud para sobrevivir a su trágica situación, por cuanto sus adoctrinadores la reducen su universo mental a lo que ellos desean, por un lado, y, por otro, la castran psíquicamente, a fin de que sea inhábil para el pensamiento creador.


Hay mucha crítica de pacotilla de la Universidad, fácil, superficial, que se propone atacar problemas secundarios sólo para dejar intocados los principales. Eso es lo que se hizo cuando Bolonia, por los profesores "críticos" y por el movimiento estudiantil.


Este, por desgracia, es meramente corporativo y no pone sobre la mesa los grandes problemas del sistema universitario. Sólo desea más ventajas y privilegios para los estudiantes, con la intención de que éstos, una vez ingresados en la vida productiva, ganen más dinero, consuman más, sean mejores burgueses y así sucesivamente.


Dicho movimiento estudiantil, tan jaleado por la izquierda senil y ultra-burguesa que padecemos, es del todo conservador, reaccionario. Es una penosa expresión de corporativismo egoísta.


Comencemos por el principio.


La Universidad o es "pública" o es privada. Si es "pública" (estatal) sirve al Estado y todo lo que hace busca el bien del Estado, no el de la sociedad, no el del pueblo. Quienes cobran de ella son funcionarios del Estado que han de servir a la máquina estatal. Son tan funcionarios del Estado como los policías, los militares, los carceleros o los recaudadores de tributos. ¿Se puede esperar de tal objetividad, amor a la verdad e imparcialidad?
Si es privada es, en ese caso, un negocio. Aquí la meta es el beneficio, no el saber, no la verdad. Por tanto, no es realista esperar que se cumplan metas que están en contradicción ontológica con lo que es la Institución.


Se dice que la meta de la Universidad es "conservar, producir y transmitir" saberes, pero ¿qué ganaría el Estado, o la clase patronal volcada en el beneficio, con ello? No, no hay tal al margen de lo que es realmente la universidad, un inmenso aparato de aleccionamiento y manipulación de las mentes, que crea sujetos no aptos, en general, para el pensamiento original, creador, diferente al que el sistema de dominación necesita imponer.


El y la estudiante han de repetir las "verdades" que se les inculcan sin más. Sus mentes son manipuladas para que solo sepan repetir, y repetir, y repetir. A veces sucede que las mentes se colapsan, o estallan, a causa de la brutalidad de la operación inculcadora. Pero la mayoría supera la castración intelectual que les hacen padecer, la cual les marcara de por vida.


Se arguye que la Universidad ha de desarrollar el pensamiento "liberado de cualquier dogma", pero ¿como es eso posible mientras el profesor o catedrático cobre del Estado o de una empresa de negocios, también controlada por el Estado a través de la ley positiva emitida por el Ministerio de Educación?


Quien paga manda, dicen. Y eso pasa en el universo académico.


Hoy, la presión del adoctrinamiento es tan colosal que da pena oír a los estudiantes y licenciados. No sólo porque son de una ignorancia que estremece sino sobre todo porque CARECEN DE TODA APTITUD PARA PENSAR.


En efecto, sus cerebros han sido destruidos. Son autómatas que repiten lo que no comprenden, lo que no les interesa, lo que aborrecen. Pero lo repiten porque los límites de su mundo son los límites de aquello que les ha sido inculcado violando infinitas veces su libertad de conciencia por sus educadores-funcionarios del Estado o educadores-mercenarios de una empresa educativa llamada universidad privada.


Ivan Illich habla de "la sociedad desescolarizada" pero el muy pillo no entra en la cuestión decisiva, el sistema universitario. Se queda en la enseñanza primaria, y da un tratamiento del asunto más bien socialdemócrata, reformador, banal en realidad. Las grandes cuestiones no se encuentra en IIlich: la de la libertad de conciencia, la de la verdad en tanto que necesidad humana fundamental, la del pensamiento como creación y no como repetición, la terrible del mundo universitario en tanto que campo de amaestramiento de seres humanos, la de la pérdida de saberes a manos de un profesorado privilegiado que en realidad es ignorante de manera supurativa y sólo desea vivir bien, ganar más y gozar muchísimo.


No aparece en los "críticos" las cuestiones mas importantes. 1) El Estado no puede decidir qué es verdad y qué es error en ninguna cuestión, 2) el pueblo no puede delegar en unos funcionarios del Estado la cuestión de la determinación de la verdad, 3) la libertad de conciencia es la más sagrada de todas las libertades naturales del ser humano, 4) saber y conocer debe ser una actividad autogestionada y no dirigida, popular y no de expertos, sin más meta que la verdad y el conocimiento, ajena por tanto al poder (Estado) y al dinero (negocios).


Por tanto, la solución no está en una universidad mejorada en un utópico orden social lleno de maravillas y prodigios izquierdistas, sino en la AUTOGESTIÓN DEL SABER Y EL CONOCIMIENTO.


Una sociedad libre no puede tener Universidad. Durante milenios la humanidad ha vivido sin Universidades y no podemos decir que las cosas hayan ido peor que ahora.
Sin Universidad pero con autogestión del saber y el conocimiento.


Sé que lo expuesto hará sentirse incómodos a profesores y catedráticos pero no hay motivo para ello. Mi toma de posición no es personal, sólo se dirige contra la institución, contra el sistema, contra el modo como está hoy organizada la educación "superior".


Bien sé que hay un cierto número de catedráticos y profesores que hacen lo que pueden, con una buena voluntad que admiro, por remediar las faltas y lacras intrínsecas al sistema, pensando siempre en el bien de sus educandos. Aquéllos, a veces (muy pocas veces, por desgracia), escriben libros que leo con avidez y admiración. Pero, sea como fuere, lo que es intolerable es el sistema actual, que esta destruyendo el cerebro de generación tras generación sólo para que el Estado tenga más poder y la banca más beneficios.


Las propuestas reformistas son ridículas, pues hoy todo es irreformable incluso en lo ínfimo: el sistema se ha vuelto rígido, como corresponde a un cuerpo social ya del todo senil y vetusto.


Sólo la idea de revolución integral es generadora de creatividad y otorgante de vitalidad. Y es más probable que haya revolución integral en la práctica que se realicen los paquetes de reformas que algunos fabrican al margen de la realidad, atrapados en el platónico mundo de las Ideas.


¿Cuál es mi propuesta? Mostrar la realidad del sistema académico hasta sus últimas consecuencias, en la crítica de los reformistas demagogos, que prometen lo que saben no se puede cumplir. Por otro, desarrollar el saber y el conocimiento autogestionadamente, oponiendo a la mentira académica la modesta verdad no-académica, popular. Además, hay que adoptar una posición ética, no con sermones, sino haciendo de la propia vida un testimonio de rectitud, hoy que en las universidades se alecciona al alumnado en la amoralidad y la inmoralidad.


Estatuir un sistema alternativo de creación de saberes es la alternativa al mundo académico actual. Éste, además, ya no es creativo, ya no produce nada que no sea palabrería vacía y mendaz. En dos decenios se ha degradado de una manera que horripila. En otros dos será el hazmerreir de todos.


Ha llegado, pues, el momento de realizar la autogestión del saber y el conocimiento.



Félix Rodrigo Mora (Soria, 1951) es un escritor, historiador y filósofo político español autodidacta. Autor de libros y artículos, y prolífico conferenciante, es un estudioso crítico de las formas de Estado, los sistemas de gobierno e investigador de la sociedad rural popular.
Desde 2008 ha centrado su obra escrita e investiga y conferencia sobre las condiciones conducentes a una revolución democrática, axiológica y civilizadora, sobre política, historia, tecnología, universidad, ética y pedagogía, sobre las bases civilizatorias de la naturaleza y la ruralidad, sobre el daño espiritual del alcohol la situación del nacionalismo autonomista gallego y sobre la naturaleza negativa del Estado de Bienestar .
Obras:  felixrodrigomora.net 

  • Los montes arbolados, el régimen de lluvias y la fertilidad de los suelos (Cauac, 2012)
  • ¿Revolución integral o decrecimiento? Controversia con Serge Latouche (El grillo libertario, 2011)
  • Pensar el 15M y otros textos (obra colectiva, en colaboración con Prado Esteban y Frank G. Rubio) (Manuscritos, 2011)
  • O atraso político do nacionalismo autonomista galego. Reflexões sobre O atraso económico de Galiza (Ediçöes da Terra, 2011) (Creative Commons Licence) (Libro en gallego)
  • El giro estatolátrico. Repudio experiencial del Estado de Bienestar (Maldecap, 2011)
  • Seis estudios. Sobre política, historia, tecnología, universidad, ética y pedagogía (Brulot, 2010)
  • La democracia y el triunfo del Estado (Manuscritos, 2010) 
  • O atraso político do nacionalismo autonomista galego (Unión Libertaria, 2010 - libro en gallego)
  • Crisis y utopía en el siglo XXI (Maldecap, 2010) 
  • Borracheras no: pasado, presente y futuro del rechazo a la alcoholización (Aldarull, 2010) 
  • Naturaleza, ruralidad y civilización (Brulot, 2008) 
  • Informe sobre el socialimperialismo soviético (Emiliano Escolar, 1977)

3 comentarios:

  1. Anónimo5/6/12 23:38

    Muy buen punto de vista, estamos de acuerdo en que es esa la función de la universidad actual, además de la de preparar a los jóvenes para una salida laboral, pero no ofrece nada respecto del buen conocimiento y el libre pensamiento y libre circulación de de las ideas y del conocimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no estaría nada mal que la Universidad formase para encontrar una salida laboral.....nada mal...Me parece que para criticar la Universidad, primero hay que haber pasado por ella...realmente el análisis es pésimo!!

      Eliminar
    2. Sí, claro! Y para criticar a las fuerzas armadas haber llegado a comandante, y para criticar a los bancos a subdirector de sucursal ¿no?

      Eliminar